Un hechizo en San Valentín

Un hechizo en San Valentín

Se acerca el día de los enamorados y tú aun sin pareja. Eso se puede terminar con un hechizo en San Valentín, de magia blanca, que puedes llevar a cabo y lograr  ser amado por esa persona a la que tanto tiempo le has dedicado y que aún no se decide.

Y es que eso de ser amigos por siempre mientras tu amor crece cada día, sólo puede terminar bien con el hechizo del amor que tendrás que realizar antes de que llegue el día de los enamorados. O por el contario, puedes aprovechar San Valentín para cumplir con el hechizo de las brujas blancas.

Hechizo-San Valentín

Para llevar a cabo el encantamiento, compra un anillo de oro a medida de la persona amada, en el cual debe ir un diamante incrustado. Lo envuelves en tela de seda y lo llevas contigo para todos lados, para ello lo colocas entre la piel y la ropa; debe quedar en contacto con la piel de la zona del corazón por nueve días y noches consecutivos.

Al final del mencionado plazo,  más precisamente al amanecer, debes grabar en la parte interna del anillo  y con un punzón a estrenar, “SCHEVA”.

Después, atar tres cabellos de la persona amada con tres tuyos, expresando las siguientes palabras: “¡Oh amor! Que logres amarme y desearme tan ardientemente como yo a ti ¡por la virtud eficaz de SCHEVA!“.

Anulas los cabellos al anillo, y lo llevas contigo por siete días y noches consecutivas como si fuera un amuleto. Al final del plazo regálaselo a quien ames  y si lo acepta, te amará por siempre.

1 Comentario

Deja tu comentario