Tipos de amuletos

Tipos de amuletos

Los amuletos que se observan con una frecuencia mayor en las personas son las patas de conejo, las piedras preciosas o semipreciosas, los tréboles, o las piedras de volcán. En el último caso hay que remarcar que está terminantemente prohibido coger este objeto de parajes naturales, pero en el caso de que ya se posea uno es una piedra que puede otorgar excelentes efectos como talismán.

Estos amuletos se pueden llevar en el bolsillo gracias a su diminuto tamaño. Lo que sí es muy importante es que vaya adentro de un bolsito de tela cosido a la ropa en un colgante, o también puede ser empleado como pulsera. Siempre depende del tipo de amuleto que sea, ya que todos son diferentes y pueden ser utilizados de maneras distintas. El trébol de cuatro hojas es el amuleto más clásico que existe en el ámbito del tarot.

Tarot

Este tipo de elemento escasea en el mundo entero, ya que es muy difícil de conseguir, y aquel que lo obtiene prefiere conservarlo y no venderlo, ni menos regalarlo. Cuando llega de casualidad a la mano de un individuo es considerado como un símbolo de buena suerte, y esa es la razón por la cual muy pocas personas, casi nadie, se desprenden de ellos. Cada hoja hace mención a cada uno de los factores que componen la felicidad: La salud, el dinero, el amor y el éxito social o más conocido como la popularidad.

Para la protección del hogar se puede emplear un espantapájaros en la puerta principal de la casa. De esa manera se pueden alejar todos los aspectos negativos que provienen del exterior, y que son causados por motivos naturales, o en algunos casos, por inspiración de un tercero que nos quiera producir un daño.

Sin Comentarios

Deja tu comentario